martes, 16 de junio de 2009

San Petersburgo (2)

Siempre he querido ver el Hermitage y después de seis días en San Petersburgo solamente lo he visto de refilón, de lejos, mientras vamos corriendo a ver otros sitios. No puedo quejarme, Serguei ha cumplido su palabra y no me ha dejado sola. He disfrutado la visita a la Iglesia de la Sangre Derramada, el Almirantazgo, la Catedral de San Isaac… Por ahora todo lo que vemos me ha resultado increíble, claro que es normal porque aquí todas las construcciones tienen un tamaño apabullante.
Hoy habíamos planeado ver por fin el Hermitage pero la madre de Serguei ha llamado a primera hora y no podrá venir conmigo. Al principio me planteo esperar a ir con él mañana pero luego pienso que por qué no me acerco yo sola, seguro que varios días serán pocos para ver el museo completo.
Desde lejos me había parecido impresionante pero según me acerco al Palacio de Invierno me parece la construcción más impresionante que he visto nunca. Rodeo el edificio, me alejo para mirarlo con una perspectiva mejor, me acerco de nuevo, doy otra vuelta y al final termino entrando aunque no empiezo la visita muy animada. Poco a poco me voy dejando llevar y termino entusiasmándome con la colección de joyas orientales. Mi humor mejora y pienso que no importa que Serguei no haya venido, que estar aquí es un privilegio y que será todo un placer volver mañana con él. Entonces oigo una voz que me dice que estaría guapísima con todo eso, me doy la vuelta y veo a Serguei. Qué bien! El placer será doble: hoy y mañana.

10 comentarios:

si, bwana dijo...

Además de disfrutar de esos impresionantes monumentos, está evitando cocerse de calor por estos lares. Muy inteligente de su parte.

Gabriel Ramírez dijo...

Y leer tus entradas son un placer... continuo.

Sota dijo...

Da usted una poca de rabia, sabe?

Edda dijo...

Yo diría que da envidia, sana y, ya que no podemos viajar allí, nos transporta hasta ese lugar.

Anónimo dijo...

Gracias por leernos, Ginebra.
Por si alguien quiere leer nuestro blog:

www.eroticorum.blogspot.com

Anónimo dijo...

¿Cómo son los vigilantes del Hermitage? ¿Ex-fuerzas especiales de la guerra de Afganistán o babushkas que tejen sentadas en una esquina de la sala? Mi pregunta trata de solventar una duda que corroe a un amigo desde su primera visita al Prado: si un chalado intenta convertir destruir un cuadro ¿qué va a hacer una señora de 1,60 con un walkie-talkie?. Obviamente tiene sus teorías:
- El walkie-talkie da descargas eléctricas.
- A ella la ves poquita cosa pero en realidad es una maquina de matar, antes de atravesar la cinta de seguridad sus vértebras cervicales crujirán como palomitas.
- Es una motivadora, cuando ve que el cuadro corre peligro pide ayuda en alemán, japonés e inglés y un grupo de expertos en la obra del Bosco convierten al pinturicida en una variada paleta de morados y rojos.
- Deja que el pirado haga trizas el cuadro hasta que llegan los de seguridad, una vez que se lo llevan y cierra la sala pone otra copia del cuadro que se destrozó. Además, debido al estrés, ella dispone de una cura de relax y soledad durante un mes en el Antropológico.

Saludos,
Arc

Ginebra dijo...

Bwana:
Gracias, gracias.

Gabriel:
Ay, eres un amor.

Sota:
:-) Lo sé :-)

Edda:
Así, así, con deportividad.

Kama y Sutra:
De nada, es un blog estupendo.

Arc:
Bueno... no sé... yo mido poco más de metro y medio y con un walkie talkie en la mano puedo convertirme en poco menos que Rambo.

Sota dijo...

¬¬

Anónimo dijo...

Duda resuelta: babushkas
http://www.andyfreebergphotoart.com/guardians.html

Saludos,
Arc

Anónimo dijo...

Je voulais vraiment développer une petite remarque pour dire merci à dry-gin.blogspot.ru pour certaines des recommandations étonnant que vous écrivez sur ce site. Mon apparence Internet a considérablement à la fin été reconnu par des suggestions brillantes pour échanger avec mes hôtes. Je voudrais affirmer que les visiteurs du site que nous sommes réellement très chanceux d'exister dans une communauté merveilleuse avec tant de personnes remarquables avec les principes très bénéfique. Je me sens très chanceux d'avoir utilisé votre page Web entière et j'ai hâte de nombreuses fois plus brillante lecture ici. Merci encore pour tous les détails.